Crónicas

Bananas, Herejes y Rock & Roll

Con el roscón de reyes flotando sobre capas de turrón, huevo hilado y demás restos gastronómicos navideños en el estómago, acudimos a la que ya es la cita semanal ineludible en nuestra sala fetiche, Ocho y Medio Alicante, esta vez para gozar del sarao organizado por Santa Leonor el pasado 6 de Enero.

La ocasión no podía ser mejor. Tarde de viernes, vacaciones y sólo 7 eurobananas para gozar del directo de 2 bandas; el debut del one-man band alicantino Banana Cósmica y los guitarreos lisérgicos de Oskar Benas y Los Herejes.

El despliegue de instrumentos sobre el escenario presagiaba una interesante muestra de sonidos con los que echarnos unos buenos bailes para bajar toda esa indigesta navidad. Banana Cósmica sentado delante de una batería tuneada con un plato atornillado al bombo y una caja en el suelo -que también golpeaba con un pedal-, acompañado además de la imprescindible guitarra, arrancaba el primero de los dos conciertos de la tarde.

IMG_20170106_204204.jpg

Guitarreo máximo y ritmos rocanroleros, garage y surf en buena armonía, incluso con algunos toques de punk de vez en cuando. Todo un alarde de coordinación y destreza que siempre sorprende cuando te encuentras con una propuesta resultona de hombre orquesta capaz de manejar la percusión, la melodía y la armonía… además de cantar, por supuesto. Incluso en algún tema incorporó la harmónica y loops de guitarra. Ejecución precisa y actitud que transmitía buen rollo desde el primer tema.

Echadle un vistazo a cómo sonó ‘I Get Sick’ y al resto de temas que conforman su primer EP.

Con el cuerpo caliente tras los bailoteos bananeros, Oskar Benas y Los Herejes tomaron el relevo. Una suave atmósfera de sonidos naturales y pájaros aleteando nos trasladaba a una selva anónima de Centroamérica mientras en el escenario terminaban de organizarse los músicos para comenzar con el repertorio.

El equipo lo componía Oskar Benas a la guitarra, Daf Linares al bajo y Quique Medianoche de Aullido Atómico a la batería. Al cabo de un par de minutos de empezar el concierto, Oskar y Los Herejes nos arrancaron de raíz el prejuicio del sopor de las bandas instrumentales. La comunión musical entre los tres era electrizante. Los sonidos salían disparados de las cuerdas y cristalizaban en los ritmos descarados de la batería que, sinceramente, nos dejaron sin palabras. No se oyó ni una sola frase en todo el concierto más allá de un “hey” que hacía las veces de acompañamiento en el menú sonoro que estábamos disfrutando a orejas llenas.

img_20170106_213755

Saltando del blues al folk rock envueltos en un halo constante de psicodelia y experimentación sonora, el concierto se nos pasó volando. Cuando nos quisimos dar cuenta, los músicos ya se despedían y agradecían al respetable sus bailes y sudor. Un Ocho y Medio hasta la bandera devolvía la gracia con un cálido y sincero aplauso que prologaba el último tema de la noche. Toda una experiencia que agradecemos enormemente a Santa Leonor y a los protagonistas, por brindarnos algo diferente y de tanta calidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s